Nuestro AMOR es el HOGAR, y el hogar pueden abandonarlos nuestros pies, pero nunca nuestros CORAZONES.